Los determinantes comerciales y corporativos de la salud y los conflictos de interés en la investigación

El aumento de las enfermedades no transmisibles es una manifestación de un sistema económico global que actualmente prioriza la creación de riqueza sobre la preservación de salud. Muchos problemas y soluciones clave para este problema, se encuentran fuera del sector sanitario, especialmente en las prácticas corporativas, los acuerdos comerciales y la legislación.  Hay grandes retos con respecto a los incentivos desalineados, las externalidades no corregidas y la disonancia cognitiva generalizada (1).

La industria ha venido mostrando interés en financiar investigación en temas de salud, sin embargo, este interés no se limita solo al avance científico, sino también a razones comerciales, lo que a veces puede conllevar a conflictos de interés por su posible influencia en los temas a investigar, las políticas de salud pública o, incluso, los resultados y las conclusiones de estudios científicos, como ha quedado demostrado (2,3).

Un artículo publicado recientemente en Gaceta Sanitaria, titulado “La financiación de la industria alimentaria y la investigación epidemiológica sobre nutrición y salud”(4), discute sobre la conveniencia de establecer mecanismos para evitar que la financiación de la industria influya tanto en la distribución de fondos entre grupos e instituciones, como en el análisis y los resultados de las investigaciones, para garantizar la independencia de los investigadores, así como su ética profesional.

Tal como mencionan las personas autoras del trabajo, no se puede perder de vista el poder de la industria como motor de la economía mundial. En la literatura se han denunciado diversas tácticas de multinacionales de la alimentación para esquivar políticas de salud pública que podrían perjudicarlas económicamente, como establecer alianzas con legisladores y profesionales sanitarios para oponerse a regulaciones o impuestos, o incluso, adoptar mecanismos de puertas giratorias, por los cuales algunos directivos de empresas alimentarias acaban ocupando altos cargos en agencias reguladoras, o viceversa. La mera autorregulación no parece haber sido efectiva en diversos ámbitos de la alimentación (4,5).

En un reciente artículo, Stuckler y Mckee (6) identifican cuatro de las formas en que las corporaciones influyen en la salud: definiendo la narrativa dominante; estableciendo las reglas por las cuales opera la sociedad, especialmente el comercio; controlando la mercantilización y socavando los derechos políticos, sociales y económicos.

Todo esto pone de manifiesto, que las paradojas del siglo XXI exigen una colaboración interdisciplinaria profunda y el concepto de determinantes comerciales y corporativos de la salud proporciona este espacio para unir a la salud pública y las decisiones políticas, y movilizar al sector privado para promover la salud en un mundo cada vez más globalizado y orientado al consumidor.

Autora: Clara Bermúdez-Tamayo es Directora Asociada Gaceta Sanitaria, Investigadora en la Escuela Andaluza de Salud Pública y CIBER de Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP). Investigadora asociada de la Quebec Population Health Research Network/Canada. 

Referencias

  1. Kickbusch I, Allen L, Franz C. The commercial determinants of health. Lancet Glob Health. 2016;4(12):e895–e896.
  2. Stuckler D, Ruskin G, McKee M. Complexity and conflicts of interest statements: a case-study of emails exchanged between Coca-Cola and the principal investigators of the International Study of Childhood Obesity, Lifestyle and the Environment (ISCOLE). J Public Health Policy. 2018;39(1): 49–56.
  3. León Mengíbar J, Pastor-Valero M, Hernández Aguado I. Una evaluación crítica de la relación entre la industria alimentaria y la investigación en salud. Gac Sanit. 2017 Jul – Aug;31(4):320-323.
  4. Navarrete-Muñoz EM, Tardón A, Romaguera D, Martínez-González MÁ, Vioque J. La financiación de la industria alimentaria y la investigación epidemiológica sobre nutrición y salud. Gac Sanit. 2018 Mar – Apr;32(2):168-171.
  5. Sharma LL, Teret SP, Brownell KD. The food industry and self-regulation: standards to promote success and to avoid public health failures. Am J Public Health. 2010;100(2):240-6.
  6. McKee M, Stuckler D. Revisiting the Corporate and Commercial Determinants of Health. Am J Public Health. 2018 Sep;108(9):1167-1170.

Estilos de vida saludable: Una mirada desde el campo disciplinar de las expresiones motrices

El presente texto surge de la lectura de los resultados de la investigación ”Efficiency of “Prescribe Vida Saludable”, a health promotion innovation. Pilot phase Aitor Sanz-Guineaa,∗ , Maite Espinosaa , Gonzalo Grandesa , Álvaro Sancheza , Catalina Martineza , Haizea Pomboa , Paola Bullya , Josep Cortada. El análisis se hace a partir del concepto actividad física y influencia en los estilos de vida saludable desde las expresiones motrices como campo disciplinar.

Los aportes aquí plasmados, tienen como única intención relacionar el estudio frente a la intervención de la actividad física y su impacto en la consolidación de estilos de vida saludable, con elementos conceptuales desde el campo disciplinar de las expresiones motrices promocionales.
El texto se desarrollara a partir de tres componentes; primero un concepto de lo que epistemológicamente se ha construido como campo disciplinar de las expresiones motrices, segundo las expresiones motrices promocionales y su incidencia en la salud, y tercero un llamando a reflexionar en torno a las estructuras del estado en la formulación de políticas públicas que atiendan la demanda para la salud comunitaria.

La denominación de expresiones motrices hace referencia a aquellas manifestaciones de la motricidad que se realizan con distintos fines: lúdico, agonístico, estético, político, preventivo, afectivo, de mantenimiento, de rehabilitación, comunicativo y de salud, entre otras, de manera organizada, siguiendo una lógica interna que establece un código legitimado en un contexto social y por el cual se admiten o prohíben unos gestos, se ofrecen pautas de comportamientos, se crean aptitudes y se promueven creencias.
El concepto de expresiones motrices es bastante amplio, dado que admite técnicas corporales; danzas, teatro, hidrogimnasia, juegos, aventuras, y diversidad de disciplinas deportivos entre otros. (Arboleda, 2013)

El segundo elemento hace referencia a plantear cuan diferente es la intervención de las ciencias biomédicas en el campo de la actividad física y otro desde las expresiones motrices y el enfoque comunitario que estos proponen; este a diferencia del anterior relieva la promoción como componente formativo y pedagógico, siendo significativo desde una perspectiva de reconstrucción de tejido social. (Salazar, 2016, p. 32)

La diferencia conceptual radica, en que para el campo disciplinar de las expresiones motrices, la acción se centra en la intención educativa, la cual es fundamental dentro de la promoción de la salud, en esta medida la función primordial está centrada en la consolidación de hábitos y estilos de vida saludable, donde las expresiones motrices, en (modo) de educación física escolar como estrategia pedagógica cumple un papel fundamental en las estructuras institucionales que configuran la formación de ciudadanía y en caso específico de estilos de vida saludable, en los que la escuela y la familia se constituyen como los dispositivos ideales que posibilitan la construcción de estos hábitos.

Encontramos en este matiz de las expresiones motrices su esencia, en cuanto hablamos de la promoción de la salud presentando un estrecho relación en ambos componentes.
Se resalta que las expresiones motrices – promocionales, generan una ruptura frente al paradigma de las ciencias de la salud, sustentados desde una postura positivista, en estrecha referencia a la enfermedad, bajo competencia del cuerpo médico, una visión reduccionista, distante del concepto de salud pública sin injerencia de las ciencias humanas. Este paradigma logro romperse mediante la disrupción paradigmática llamada “Modernidad Reflexiva” (Beck), lo que posibilito el ingreso de los discursos de las ciencias sociales y humanas, así como de las expresiones motrices como campo del saber en el debate para la compresión de la salud. (Salazar, 2016, p. 33).

Cabe destacar que con la modernidad se presentan grandes desarrollos tecnológicos, nuevas condiciones de salud, vivienda, aumentos demográficos, transformaciones sociales y culturales, propias de múltiples y complejos contextos de los estados desde sus estructuras, políticos, sus modelos económicos, lo que posibilita este marco diferencial de las sociedades, unas marcadas diferencias por parte de los mismos para atender a sus poblaciones, mediante la implementación o no, de una de política de estado, en el caso particular de las expresiones motrices, en (modo) el deporte, la recreación, la actividad física, el ocio; bajo alternativas múltiples y muy variados, desde las que no están sólidamente estructuradas hasta las que existen perfectamente institucionalizadas desde la transversalidad que permiten las expresiones motrices entre sectores como la salud, la educación y la cultura, configurando unas orientaciones unificadas relativas a la influencia en las conductas de los seres humanos, en búsqueda de un ser autónomo, empoderado y en capacidad de decidir sobre su propia salud. (Salazar, 2016, p. 32).

Emerge allí el otro elemento sustancial del análisis y es el papel del estado y su responsabilidad de ofrecer oportunidades al ciudadano, mediante la construcción de políticas públicas, las cuales surgen de la necesidad real de la población, y entonces terminan generando un elemento que garantiza que todos los ciudadanos puedan acceder a un espacio, a un escenario, desde la formación y con conciencia clara del papel de la actividad física en su vida. (Salazar, 2016, pg. 33).

Autor: Esp. Rodrigo Arboleda Sierra
Licenciado en Educación Física y Especialista en Administración Deportiva de la Universidad de Antioquia, catedrático de la Universidad Católica Luis Amigó, Docente jubilado y catedrático de la Universidad Autónoma. Grupo de Investigación: Macro economía aplicada. Línea de Investigación, Economía y Deporte. Universidad de Antioquia Grupo de Investigación, Ciencias Aplicadas a la Actividad Física y el Deporte. Instituto universitario de Educación Física y Deporte. Universidad de Antioquia

Referencias

Salazar R, Arboleda, R, et al. Modos de las Expresiones Motrices, Paisajes y didácticas. Armenia: Kinesis; 2016.
Arboleda, R. Las expresiones motrices. Armenia: Kinesis; 2013.
Gumbrecht, H. Elogio de una Belleza Atlética. Buenos Aires: Katz Editores; 2006.