Trastornos del sueño, de lo “normal” a lo patológico

Los problemas del sueño son un motivo de consulta frecuente en el día a día del médico y la enfermera de familia.  Sabemos que la calidad del sueño tiene una incidencia notable en la salud y en la calidad de vida y, a su vez, se ve afectada por la edad y el sexo entre otros factores. Lo que no sabíamos eran la prevalencia y las características de la calidad del sueño en la población adulta que atendemos en nuestro país. El recientemente publicado estudio en Gaceta Sanitaria “Efecto de la edad y el sexo sobre la prevalencia de una pobre calidad del sueño en población adulta”,  nos aporta datos sobre el tema hasta ahora poco estudiado.

Los resultados de este  interesante estudio nos dicen que la a prevalencia de una pobre calidad del sueño se sitúa en el 38,2%. Las mujeres prácticamente doblaban la probabilidad de tener una pobre calidad del sueño con respecto a los hombres, y la edad se asocia de manera directa y significativa con una baja calidad del sueño.

La relación directa entre la edad y el deterioro de la calidad del sueño se ha constatado desde hace ya años. En personas mayores las características clínicas generales del sueño cambian (la duración del sueño nocturno disminuye, hay tendencia a las siestas o “cabezadas” múltiples durante el día, el sueño más fragmentado, hay mayor número de despertares nocturnos, que pueden ser más prolongados). Informar a nuestros pacientes de que las características del sueño cambian con la edad y son frecuentes puede “normalizar” esta situación, y evitarnos medicalizarla.

Este estudio me hace reflexionar sobre los límites entre lo que puede ser unas características propias de la edad, de lo que se puede considerar un “trastorno del sueño” (entendido como una alteración leve de la salud), y el insomnio en el que existe una dificultad mayor para quedarse dormido o para mantener el sueño a lo largo de la noche, así como un aumento del número de despertares precoces que se sufre, junto con un deterioro el funcionamiento durante el día. La Guía de Práctica Clínica para el Manejo de Pacientes con Insomnio en Atención Primaria, publicada por las GUÍAS DE PRÁCTICA CLÍNICA EN EL SNS MINISTERIO DE SANIDAD Y POLÍTICA SOCIAL[1], es una fuente recomendable para abordar este problema, aunque sería conveniente que el Ministerio de Sanidad la actualizarán ya que esta publicada en 2009.

En el artículo comentado nos dicen que la calidad del sueño está directamente relacionada con la salud y la calidad general de vida. Problemas relacionados con el sueño se asocian con peor salud y  aumento del riesgo de mortalidad, cambios hormonales y bioquímicos, mayores costos de cuidado de la salud, un mayor uso de los recursos de salud, el absentismo y un mayor riesgo de trastornos psicológicos, especialmente depresión. Para hacer frente a las consecuencias del problema no debemos olvidar la importancia de los estilos de vida. En contra de cierta creencia popular el alcohol dificulta el sueño y causa despertar precoz. A su vez la nicotina presente en el tabaco es un estimulante. Evitar el alcohol y el tabaco nos puede ayudar a dormir mejor. También realizar alguna actividad física también puede ayudar, recomendándose no hacerla inmediatamente  antes de ir a dormir. Por último, cuidar la alimentación ayuda a un mejor sueño si evitamos cenas copiosas y pesadas. Incluso dormir mejor ayuda a perder peso como se comentó en el Blog Salud y Prevención del PAPPS que edito:  “¿Quieres perder peso?……asegúrate de dormir lo suficiente”[2].

Si nuestro enfoque pasa por mejorar el bienestar emocional mejorando nuestro sueño, la guía de autoayuda “Consejos para dormir mejor” del Servicio andaluz de Salud es una fuente de ayuda para disfrutar de dulces sueños[3], al igual que la recientemente presentada  web de bienestar emocional del Ministerio de Sanidad Servicios sociales e Igualdad[4].

 

Autor: Francisco Camarelles es médico de familia del Grupo de educación sanitaria y promoción de la salud del PAPPS, y editor del blog Salud y Prevención PAPPS. http://educacionpapps.blogspot.com.es/ . Ha sido revisor del articulo comentado.

 

[1] Guía de Práctica Clínica para el Manejo de Pacientes con Insomnio en Atención Primaria. GUÍAS DE PRÁCTICA CLÍNICA EN EL SNS MINISTERIO DE SANIDAD Y POLÍTICA SOCIAL Disponible en http://www.guiasalud.es/GPC/GPC_465_Insomnio_Lain_Entr_resum.pdf (acceso septiembre 2016)

[2] Blog salud y Prevención PAPPS. PAPPS  ¿Quieres perder peso?……asegúrate de dormir lo suficiente. Disponible en http://educacionpapps.blogspot.com.es/2012/09/quieres-perder-pesoasegurate-de-dormir.html (acceso septiembre 2016)

[3] “Consejos para dormir mejor” del Servicio Andaluz de Salud http://www.juntadeandalucia.es/servicioandaluzdesalud/library/plantillas/externa.asp?pag=/contenidos/servicios/../publicaciones/Datos/567/pdf/08_guia_consejos_dormir.pdf (acceso septiembre 2016)

[4] Web de bienestar emocional del Ministerio de Sanidad Servicios sociales e Igualdad.

Publicado por

Editor Gaceta Sanitaria

Editor y community manager Gaceta Sanitaria